Maneras de optimizar el tiempo de carga de tu web - ¿por qué es importante para tu negocio?

26 may, 2021

Compartir en:

En nuestro último artículo hablamos de la optimización para móviles de tu web. Pero que tu web tenga una versión optimizada para dispositivos móviles no es lo único que hay que tener en cuenta: que el sitio web tenga una carga rápida es igual de importante. Google descubrió muy pronto que la velocidad de carga de la página tiene un gran impacto en la experiencia del usuario y lo convirtió en un factor de posicionamiento. Por eso si un sitio carga lentamente, se verá afectado y su ranking disminuirá. La experiencia del usuario se está volviendo cada vez más relevante, como se ha podido notar en la última actualización del algoritmo de Google sobre Core Web Vitals en mayo de 2021.

Dado que Google se esfuerza por ofrecer a sus usuarios los mejores resultados y la mejor experiencia de usuario posible, este tema te concierte si eres el propietario de un negocio si quieres mantener tus posiciones y complacer tanto a tus visitantes como a Google. Google podrá medir cómo los usuarios perciben la experiencia e interacción con un sitio web y también podrá compararlo con otros sitios web, gracias a la URL. Esto significa que la experiencia del usuario pronto se convertirá en un factor de posicionamiento oficial para los sitios web. Debido a la fuerte correlación entre la velocidad de carga la página y la experiencia del usuario, tiene sentido que cada proveedor de alojamiento web compruebe su velocidad de carga y, si es necesario, la optimice.

¿Qué es la velocidad de carga de la página?

 

Pero, ¿cómo se define exactamente la velocidad de la página? La velocidad de la página se refiere a la velocidad de carga de un sitio web. Existe un desacuerdo sobre lo que constituye exactamente un sitio web completamente cargado, ya que los motores de búsqueda utilizan otros factores para decidir esto que una persona común podría. Pero el hecho es que cuanto más lento carga un sitio web, mayor es la tasa de rebote, lo que nos muestra una vez más la relación directa entre la velocidad de carga y el comportamiento del usuario. He aquí algunos ejemplos concretos de los tiempos de carga y sus tasas de rebote asociadas: 

  • La tasa de rebote incrementa un 32% cuando el tiempo de carga aumenta de 1 a 3 segundos
  • La tasa de rebote incrementa un 90% cuando el tiempo de carga aumenta de 1 a 5 segundos
  • La tasa de rebote incrementa un 106% cuando el tiempo de carga es de 6 segundos

En el pasado se determinaba que cuando se cargaba todo, incluido el código fuente completo, eso significaba que el sitio web estaba completamente cargado. Pero los propios usuarios tienen una opinión ligeramente diferente. Les interesan menos los tecnicismos y más el momento en que pueden utilizar realmente el sitio. Por lo tanto, para ellos es más importante el momento en que se carga el cuadro de contenido más grande (LCP por sus siglas en inglés), es decir, el momento en que el sitio web comienza a mostrar el contenido que tiene sentido. A partir de este momento, el usuario puede, por ejemplo, leer un artículo, ver un producto, etc. Un tiempo adecuado para la carga del LCP sería de hasta 2,5 segundos.

Mide el tiempo de carga de tu web e identifica cualquier problema

 

Primero de todo, prueba el tiempo de carga de tu página. Para medir esto, hay muchas herramientas que puedes utilizar de manera gratuita. Por ejemplo, la popular Google PageSpeed Insights. Esta herramienta puede analizar el rendimiento de cualquier web, tanto de escritorio como en su versión móvil. Es muy fácil de usar y es compatible con la mayoría de navegadores. Simplemente tienes que introducir la URL de tu web y te dará la información que necesitas sobre tu tiempo de carga. La herramienta también medirá el rendimiento de las subpáginas de tu web, dándole a cada una, una puntuación de hasta 100%. Además, proporcionará un informe en unos minutos y dividirá toda la información en diferentes secciones con distintas prioridades. 

Si tu velocidad de carga no es muy satisfactoria, hay algunas posibles causas que puedes comprobar ahora, como que tu sitio sea demasiado grande y pese mucho o que tus subpáginas contengan archivos grandes. Solo eso ya tendría un gran impacto en la velocidad de carga. También deberías comprobar si tienes demasiadas peticiones HTTP (llamadas al servidor). Se inicia una llamada al servidor por cada imagen que se muestra en tu sitio web y cada enlace de redirección incrustado en tu texto. Si tienes muchos de estos elementos en tu página, tu sitio será automáticamente más lento. 


8 consejos para que tu sitio web cargue más rápido

Si no estás seguro de por dónde empezar, aquí tienes algunos consejos sobre lo que puedes hacer ahora mismo:

1.Mantén el código fuente limpio: Intenta utilizar un código racionalizado que cumpla su función y, si es necesario, deshazte de cualquier fragmento de código innecesario. 

2.Tamaño de imagen:  Asegúrate de minimizar el tamaño de las imágenes en la medida de lo posible y no utilices tamaños mayores a menos que sea necesario.

3.Compresión: Es posible comprimir ciertos elementos de la página web para que se carguen más rápido. El proceso de hacer la página más pequeña se llama compresión gzip y funciona de forma similar a los archivos zip. Puedes utilizarlo para redactar el tamaño de tus archivos CSS, HTML y JavaScript (no lo utilices en las imágenes, para asegurarte de que se siguen mostrando con buena calidad).

4.Utiliza el caché del navegador: Asegúrate de activar el caché. De esta manera, se reduce la cantidad de datos que deben cargar los usuarios que regresan y los que abren varias páginas. Si la página no tiene que recargarse completamente cada vez, ¡ahorrarás mucho tiempo de carga!

5.Plug-Ins: Algunos plug-ins pueden automatizar procesos dentro del sistema de tu tienda, lo que a su vez tendrá un efecto positivo en la velocidad de carga. WordPress, por ejemplo, ofrece varios complementos, como WP Rocket o Total Cache. Si no utilizas WordPress, puedes buscar en Google tu proveedor de CMS añadiendo palabras clave como "hacer más rápido el sistema de mi tienda", etc. 

6.Reduce las solicitudes HTTP: Si utilizas sprites de imágenes CSS, puedes poner todas las imágenes en un solo archivo bogger, que luego requerirá una sola llamada al servidor para todas las imágenes. También tienes que asegurarte de arreglar los enlaces rotos. Los enlaces rotos son enlaces en tu sitio que ya no existen y no conducen a ninguna parte, pero aún así, la solicitud se hace y causa el tiempo de carga sin otra razón que mostrar un mensaje de error. En general, debes tratar de mantener las redirecciones a una cantidad necesaria, ya que - como se dijo anteriormente - cada redirección provoca una solicitud del servidor, que a su vez se suma al tiempo de carga.

7.Elige al proveedor de alojamiento web correcto: ¿Tu proveedor tiene demasiados usuarios en un solo servidor? Elige un proveedor de alojamiento rápido y fiable.

8.Servidor:Si has hecho todo lo posible y tu sitio sigue cargando lentamente, deberías revisar tu servidor. Tal vez simplemente esté obsoleto y debas empezar a pensar en cambiar a uno diferente.

 

La optimización de la velocidad de la página merece la pena, ¡intenta trabajar en lo que puedas!

 

Al igual que con muchas cosas que puedes hacer por tu negocio online, siempre es tu decisión la cantidad de tiempo y dinero que estás dispuesto o puedes gastar para trabajar en la optimización de tu sitio web. Son muchos los factores que afectan a tu presencia online y hay muchas opiniones diferentes en Internet sobre cuáles son los más importantes.

Pero como Google ha introducido recientemente la indexación "mobile-first", lo que significa que el contenido se indexa ahora únicamente en la versión móvil de tu sitio web, lo mejor es asegurarte de que tu web está optimizada para móviles y que carga rápidamente. Además, como se ha mostrado en este artículo, hay muchas cosas sencillas que puedes hacer para reducir en gran medida tus tiempos de carga, lo que tendrá un efecto directo en tus tasas de rebote. Esto hace que los tiempos de carga sean un punto de partida importante y relativamente fácil para optimizar tu página web. Y ten en cuenta: no tienes que tener la página más rápida del mundo, basta con que sea más rápida que la de tus competidores.

Si deseas obtener más ayuda para optimizar tu sitio web, hay varias aplicaciones online estupendas como rankingCoach que están especializadas para hacer precisamente eso. rankingCoach ofrece una aplicación de informes completamente gratuita para realizar un seguimiento de tu rendimiento online y, al mismo tiempo, vigilar a tus competidores. También puedes conectar Google Analytics con tu cuenta de rankingCoach para obtener un análisis aún más profundo de tu rendimiento online.

Compartir en: