Los 6 secretos de SEO que todos deberían saber

05 abr, 2018

Compartir en:

1.    Palabras clave

 

Uno de los puntos principales con el que deberías empezar en el momento de trabajar el SEO de tu sitio web es encontrar los términos adecuados para tu página, que son conocidos como “Palabras clave”. Las palabras clave son frases o palabras que definen tu contenido. Básicamente son las palabras que los usuarios de los motores de búsqueda utilizan para encontrar el producto, los servicios y la información que desean. Algunos ejemplos podrían ser “La mejor pizza de Nueva York” o, por el contrario, “Cines cerca de mí”. Esto es algo muy importante a la hora de asegurar la optimización de tu página web en los motores de búsqueda y así facilitar el acceso a tus clientes potenciales evitando que encuentren antes a tu competencia. Hay algunos aspectos a considerar en el momento de seleccionar las palabras clave. Primero, es imprescindible comprobar el volumen de búsqueda de cada palabra clave; sin un volumen de búsqueda adecuado las palabras clave son inútiles virtualmente. Si nadie consulta los términos de búsqueda que has seleccionado, no se incrementará el tráfico de tu página web. Lo segundo que tienes que comprobar es la dificultad de la palabra clave, es decir, cuántas veces utiliza esta palabra clave tu competencia en sus páginas web. A las PYMES recomendamos que empiecen con palabras clave que sean relativamente fáciles de posicionar. Cuando compruebes que tu posición mejora, podrás comenzar a utilizar palabras clave más competitivas en tu página.

 

2.   Contenido

 

Hay dos factores importantes a considerar a la hora de redactar el contenido de tu web: la calidad y la cantidad. Una parte crucial del SEO es escribir un muy buen contenido en tu sitio web. Los algoritmos de Google buscan palabras importantes en sitios determinados de tu sitio web o blog, así que ceñirte a estos consejos será un gran beneficio para ti. Si nos centramos en la cantidad, es importante saber cuánto contenido se debe escribir. Cuanta más información escribas en cada página, mejor. Recomendamos que se escriban por lo menos 300 palabras para el cuerpo principal de contenido de cada una de tus páginas, tanto si son subpáginas como si son páginas de producto o categorías. Esto no significa que una vez que hayas llegado al cupo de palabras esté todo perfecto; esto nos lleva al siguiente factor: la calidad. Se necesita calidad en muchos temas en SEO, pero es vital que a la hora de escribir el contenido sea preciso, informativo, esté bien estructurado y traiga consigo un valor añadido para los que visiten tu página, ya que esto es lo que de verdad llamará su atención e interés. Si encuentras que a la hora de escribir el contenido utilizas demasiadas palabras de relleno o encuentras difícil llegar al número de palabras recomendadas, debes recordar que es mejor tener una pieza escrita más pequeña con mayor calidad que tener información que es inapreciable para tus clientes potenciales. Como punto final, aunque no por ello menos importante, cuando los clientes visitan tu página no quieren leer la misma información en varias páginas. Para evitarlo, todo lo que tienes que hacer es crear contenido único para cada una de ellas. Puede parecer que sea mucho trabajo pero también te beneficiará cuando Google rastree tus páginas. El contenido único es la clave.

 
 

3.     No perder de vista a la competencia

 

No perder de vista a la competencia te puede ayudar a saber cómo adaptarte para asegurar tu visibilidad de posicionamiento es óptima. Esto se puede hacer de varias maneras: averiguar qué palabras clave, tipos de enlace y cuántos utilizan así como la cantidad y calidad del contenido que producen. Antes de hacer todo esto tienes que encontrar primero, cuál es tu competencia real, tanto a nivel local como online. Encontrar cuál es tu competencia y fijarte en sus sitios web te dará una ventaja extra sobre qué es lo que están haciendo bien y en qué es en lo que quizá tendrías que mejorar. Recuerda: nunca copies el sitio web de alguien de tu competencia y mucho menos su contenido, aunque nunca está de más utilizar sus páginas como inspiración para mejorar la tuya.

 

4.      Contenido enlazable

 

La importancia del contenido enlazable es vital a la hora de ayudar a la gente a encontrar tu sitio web. Puedes imaginarlo como una red de pescar: cuanto más grande sea la red, más grande será el pez que potencialmente puedas pescar. Así que, por supuesto, cuantos más enlaces tengas, mejor será tu página. No obstante, hay algunos casos en los que esto podría tener un efecto negativo: Google puede encontrar malos backlinks y pueden bajar tu posición, tu página web y tu reputación. Los backlinks son cualquier enlace de otro sitio web, como por ejemplo los blogs o revistas digitales de tu socio, que remiten directamente a tu sitio web o incluso a tus subpáginas. La técnica es encontrar los backlinks correctos que se adecuen a tu página. Intenta conseguir backlinks de páginas que tengan relación con el contenido de tu sitio web y que estén dentro de un sector/industria similar. De ser posible, permitir a otras empresas del mismo sector tener backlinks en tu página puede ser de ayuda; un blog puede ser una buena sección para tenerlos. Recuerda esto siempre: la época de coleccionar enlaces se ha acabado; ahora la calidad vence a la cantidad.

 

5.    Sitio web optimizado para dispositivos móviles 

 

En el año 2018, en el que cada vez más gente utiliza los móviles para acceder a internet, es imprescindible que tu web esté optimizada para el móvil. Por ejemplo, si alguien está de vacaciones visitando una ciudad y quiere elegir en qué restaurante comer, tener una web adaptada a móviles permite a los usuarios llegar a tu página sin ninguna dificultad. Aquí hay que tener en cuenta: la optimización de la web en dispositivos móviles y el tiempo de carga desde los mismos. Asegurar que tu empresa tenga la facilidad de acceso adecuada marcará la diferencia cuando los clientes potenciales decidan entre tu web y la de tu competencia. 

 

6.    Redes sociales

 

A pesar de su constante uso de las redes sociales, el conocimiento sobre la optimización de las mismas (SMO) suele ser más limitado. Las redes sociales son el ejemplo perfecto de cómo un negocio puede construir una imagen de  marca, conseguir un servicio óptimo al cliente, captar nuevos clientes y fidelizar a los actuales, así como gestionar el feedback de calidad de los clientes todo dentro de la misma plataforma. Si tratas de crear contenido interesante e informativo en redes sociales proporcionarás a los usuarios gran valor, y así llegar a tus clientes de manera efectiva.

 

Compartir en: